Conversaciones cándidas

Hace ya un año fue publicado Alguien tiene que llevar la contraria, una colección diversa (y dispersa) de reflexiones sobre la inestable relación entre la teoría y la práctica. Creo –decía en el libro– que (i) la acción y la reflexión deben ir de la mano, (ii) que la toma de decisiones requiere de una reflexión informada sobre las posibilidades del cambio social y (iii) que los académicos deben tener, por lo tanto, un papel más protagónico en las decisiones públicas. En últimas, yo soy un optimista (ingenuo tal vez) sobre la importancia del mundo de las ideas.

Enlazo, como una suerte de archivo electrónico y credo personal, cuatro conversaciones sobre diferentes aspectos del libro mencionado. Todas tienen un tono cándido. Pienso, como diría Antanas Mockus, que la ética de la verdad (decir lo que se piensa) debe primar sobre la ética de las consecuencias (decir lo que se juzga conveniente).
  1. Sobre la institucionalización de la demagogia
  2. Sobre las dificultades del cambio social
  3. Sobre el ateísmo y la impopularidad
  4. Sobre la práctica de llevar la contraria: defensa del aborto, los impuestos, etc

Entrada original: Conversaciones cándidas