Antropocentrismo

A. comparte conmigo la maravillosa noticia de su embarazo. Entro a la ducha pensando sobre el milagro de la vida y me ataca justo en ese momento un instante filosófico: El problema de las principales religiones (catolicismo, judaísmo, islamismo) es que son antropocéntricas -pensé-. Fueron concebidas en un momento en el que el conocimiento de la realidad era arcaico. Se imaginaron a un dios que había creado el mundo que conocían “a su imagen y semejanza”, pero no imaginaban la vastedad del universo, la partícula cósmica que somos todos en la Vía Láctea, lo innecesarios o anecdóticos que somos en él.

Nuestro conocimiento actual nos dice que ese dios se ha quedado cortísimo ante la realidad. Muy probablemente moriremos sin saber de dónde surgió el Universo, pero los budistas han captado mejor que nadie la energía vital expansiva que lo acompaña desde que lo conocemos.

En ese momento me conecto espontáneamente con esa energía, celebro con emoción la próxima llegada del bebé de A. y siento cómo el instante filosófico se diluye, junto con todos sus dioses, en el caudal de la creación. No puedo esperar a abrazarla.


Entrada original: Antropocentrismo