Aireada feliz

Desde que perdí el contacto con A. había dejado de tener instantes filosóficos, hasta la tarde del 25 de septiembre pasada, cuando después de una intensa semana de trabajo me senté a descansar bajo un árbol en el Beatrixpark. Ahí me atacó de nuevo un instante filosófico: “Este árbol no solo existe solamente aquí, sino […]

Entrada original: Aireada feliz