El adefesio en Confines

La iglesia de Confines, monumento nacional, ahora quedó tapada por la construcción de un quiosco desproporcionado

Quedé muy triste. Desde hace meses, los habitantes de Confines, uno de los pueblitos más lindos de Santander, han tenido que soportar con paciencia estoica haberse quedado aislados con polisombras de su parque principal por las obras de “remodelación”.

Pero la ‘remodelación’ resultó en una aniquilación del paisaje dentro del casco urbano. La iglesia de San Cayetano, que fue declarada bien de interés cultural del ámbito nacional en 1977 por su antigüedad, belleza y grado de conservación, quedó totalmente opacada, tapada, por un adefesio de quiosco de dos pisos con una rampa de acceso que parece puente peatonal de Transmilenio en todo el centro del parque para cuya construcción se talaron varios árboles clavelinos y unas palmeras que adornaban y proveían de oxígeno y sombra al hermoso parque.

La rampa de acceso es totalmente desproporcionada

Además de la agricultura, el turismo ha sido un importante renglón en la economía de este municipio. Los visitantes llegaban al parque y tomaban muchas fotografías en el parque con la iglesia de fondo. La construcción no solo acabó con el paisaje como el principal activo turístico, sino que luego de un contrato de la gobernación en la administración de Didier Tavera por 2.353 millones de pesos, más otras adiciones, desconoció por completo las lógicas de arquitectura paisajística y su interrelación con el contexto histórico, cultural, social y económico del pueblo.

El contrato firmado por la Gobernación de Santander con Unión Temporal P.C 2019 (Prodinter Consultores SAS y Carlos Humberto Mantilla Montañez) fue por más de 2.353 millones.

El quisco es totalmente desproporcionado frente al tamaño del parque y rompe con la estética colonial. Pero lo más grave es que tapa a la iglesia y con ello, turistas y locales perdieron un paisaje y su punto de encuentro. Además, el diseño que fue presentado originalmente se diferencia en los materiales con respecto al que finalmente se construyó sin consultar o siquiera socializar con la comunidad. Si bien se mejoró el empedrado adyacente, hablando con muchos confineños cuando fui recientemente, muchos de ellos expresaron su dolor y frustración de pensar en que esos recursos se habrían podido aprovechar mejor.

Señor Gobernador Aguilar: Reciba a una comisión de ciudadanos que necesita expresarle su preocupación y plantearle alternativas de solución. En Confines no merecen la suerte a la que quedaron condenados por falta de planeación.

Escuche la versión en podcast con comentarios y ampliada en la voz del autor

Nota: Esta columna fue publicada originalmente en el diario Vanguardia el día 22 de julio de 2021

PDTA: Entrevista al columnista que le hizo Óscar Reyes, director de la emisora La Nueva Estéreo, sobre el quiosco en Confines. Se recomienda oír a partir de la hora y 42 minutos (1:42″) cuando empiezan a hablar del tema.


Entrada original: El adefesio en Confines